lunes, noviembre 14

no voy en tren, voy en avión

- "Hooola Pauliiiiiina! Felicitacioooones!!!" Mi prima Laura grita al otro lado del teléfono con su voz chillona, que se pone más chillona cada vez que le pasa algo emocionante.

- "¿Felicitaciones? ¿Yo? ¿Y por qué sería?", le pregunto sin entender de qué habla ni porqué me está llamando si nuestro único contacto es en los respectivos cumpleaños. 

- "Yaaaa cómo que porqué. Por la guagua po!"

- Cri cri cri.

- "Qué bueno que tengas una guagüita porque después es más difícil y, bueno, a tu edad ya no es cosa de dejar pasar el tiempo y que se te pase el tren. Yo le decía a mi mamá el otro día que estaba bueno ya que se pusieran en campaña porque ya estabas igual que la Claudita que se quedó sola y solterona por no querer tener guagua de puro tonta no más; que no, que primero estudio, que después trabajo, y al final se le pasó la edad y la guagua nunca.  ¿Y qué dice Novio? ¿Está contento?"

- Cri cri cri.

El teléfono en una mano, el mouse en la otra. Mi dedo índice queda en el aire mientras trato de entender qué pasa, de qué diablos está hablando Laura.

- "Aló? Alóoooo?", grita ella desde el otro lado. Y después me explica que lo vio en facebook, que vio que yo le contaba a una amiga que estaba embarazada y andaba con antojo de frutillas.

- "Ehhh, Laura, linda, entendiste al revés. La embarazada es mi amiga. De hecho ahora ni siquiera tengo con quién producir una guagua".

- "¿Quéeeee? ¿Pero cóoooomo? ¿Y Novio?"

- "Terminamos".

- "Noooooo. ¿Y por qué, Paulinita?" dice ella con el tono empalagoso de quien está lista para tomar apuntes y luego redactar el comunicado de prensa familiar.

Yo no sé cómo responderle. Me preguntan por Novio y no sé qué decir. ¿Le explico que prefirió alargar su adolescencia carreteando hasta el amanecer cada fin de semana? ¿Que necesitaba reafirmar su autoestima conquistando chicas en los bares o reviviendo romances universitarios? Demasiada mala onda, supongo.

¿Digo que tenía muchos problemas existenciales como para agregar a su vida una compleja relación conmigo? Demasiado críptico. ¿Que no fue capaz de valorar lo excelente novia que puedo llegar a ser? Demasiado egoísta. Y demasiado iluso también. ¿Cuento que con el tiempo dejamos de pasarlo bien juntos, de disfrutar las cosas cotidianas, de armar proyectos comunes? ¿Que mantener la relación cada día exigía un esfuerzo enorme que ninguno de los dos estaba dispuesto a hacer? La verdad, dudo que a alguien le interese escuchar todo ese análisis.

¿Debería hablar con alguien sobre las fotos que su amiga publicó en facebook con una actitud bien poco amigable? ¿Debería aclarar que al final era imposible confiar en él, no sólo porque me mintiera o porque fuera tan poco inteligente como para dejarse fotografiar; no podía confiar en él porque no me daba ninguna certeza sobre el futuro común, no podía planear lo que haríamos el fin de semana porque era altamente probable que él despertara un sábado queriendo partir a África, cambiar de profesión o casarse y tener hijos.

Lo peor, encuentro yo, es que en algún momento me habría casado y habría tenido hijos con él. O lo habría acompañado a África. Lo pensé, en serio; todas esas cosas que dije que nunca haría. Lo quise un montón y de una manera bien especial, lo suficiente como para atreverme a armar un futuro común. Después pasaron muchas cosas y una tarde nos sentamos a repartir muebles. Puedo describir casi en detalle cómo fue todo el proceso, pero si me preguntan las causas no sé qué responder.

- "Nada po, terminamos. Nos aburrimos y decidimos que era mejor seguir por separado".

- "Yaaaa", dice Laura, un poco decepcionada porque no logra detalles a pesar de la insistencia. Entonces arremete con la segunda parte: "No te preocupes Paulinita que por aquí hay un montón de chiquillos que te puedo presentar. Miguel tiene un amigo que se separó hace poco y está súper encachao, tienes que venir a verme y te lo presento, es alto y buenmozo y tiene una camioneta recién comprada con este asunto de la empresa. Porque trabaja en una empresa súper buena, está súper bien él, vas a ver. Bueno, y si no te gusta te buscamos otro, no te preocupes que a ti no se te va a ir el tren como a la Claudita, mira que quiero tener un sobrino luego po Pauliniiiiita".

- "Sí, claro, te aviso", le respondo antes de colgar. Ya me duele el oído.

Después pienso si la Claudia de verdad quiso tener hijos alguna vez. Si ahora se arrepiente por no haberse casado cuando tuvo la oportunidad. Ya van dos que yo dejo pasar y hasta ahora no me he arrepentido, pero no puedo dejar de dudar si será cuestión de tiempo, si cuando me sienta más vieja voy a empezar a preocuparme por el tren que se va y se va y se fue no más.

Pero por ahora canto a Drexler, dejo este amor donde lo encontré, que en tren con destino errado se va más lento que andando a pié. Si Drexler no sabe de estas cosas al menos halló cómo decirlas para que suenen bien.

1 comentarios:

Fofa dijo...

me encanta tu blog, porque yo ando en las mismas... :)

Claudia
http://lefabuleuxdestindefofinaboudoir.blogspot.com/

 

Blog Template by YummyLolly.com - RSS icons by ComingUpForAir